5 síntomas que indican que debo renovar el servidor

renovar el servidor

¿Conoces el estado en el que se encuentran los servidores de
tu empresa? En esta nota, le contamos cuáles son las ventajas de renovar los
servidores de las compañías cada tres años, con el objetivo de optimizar la
productividad de todas las operaciones, mejorar la seguridad de todos los datos
estratégicos y brindar a los ejecutivos la mejor experiencia de trabajo.

Tomando en cuenta que un servidor es el centro de la
empresa, que maneja el corazón de la operación procesando y almacenando toda la
información de los datos más estratégicos, es fundamental seguir los consejos
mencionados abajo y así evaluar los “síntomas” para reconocer que un servidor
necesita ser renovado.

De acuerdo con las investigaciones de Intel, después de dos
años, se eleva a casi un 30% los costos de la compañía para el mantenimiento de
un servidor antiguo, debido a las refacciones. Luego de tres años, los
fabricantes ya no tienen garantía y el costo de las piezas se incrementa
alrededor de un 50% del valor original.

Gabriela Gallardo, gerente de Marketing de Negocios de Intel
para América Latina, añade que si la recomendación de la renovación de las PCs
es cada tres años, para los servidores debe renovarse máximo cada cuatro años
entendiendo que el dimensionamiento de los sistemas se realiza de forma
correcta. La experta de Intel también apunta que el sistema debería durar tres
años – siempre y cuando el crecimiento de la empresa se haya considerado.

De esta manera, un servidor nuevo puede proporcionar hasta
250% más desempeño que un servidor de hace cuatro años, logrando que la
compañía obtenga un ahorro de energía del 50% sobre la versión anterior.

“Es muy importante que las empresas consideren los costos
generados por los equipos antiguos en la oficina y evalúen el ahorro que se
puede generar en energía y costos de mantenimiento, así como todas las mejorías
en productividad. Las tecnologías han disminuido radicalmente sus costos, lo
que permite comprar equipos más robustos logrando hasta 300% de incremento en
desempeño a menores precios”,  señaló Gabriela
Gallardo.

Para que los usuarios y profesionales de TI de las compañías
aprendan a diagnosticar el estado de un servidor, Intel da a conocer los cinco
principales “síntomas” para renovarlos:

1. Lentitud en la ejecución de los procesos de información,
es decir, se demoran muchas horas e incluso días con un procesamiento que antes
les tomaba minutos.

2. Ataques frecuentes de virus y malwares en la red de la
empresa.

3. Falta de espacio para almacenamiento, así como la
frecuente pérdida de información.

4. Poca capacidad de innovación – no se logra incrementar
sistemas, procesos o capacidades pues los equipos no son suficientemente
robustos.

5. Solicitudes frecuentes para soporte de software y
seguridad de los equipos. En ocasiones no se logra porque las garantías han
expirado.